Nicaragua


Isla Ometepe

El ambiente en la isla es bien particular : hay pocos autos, muchas bicicletas, motonetas, cariolas, muchos scooters rentados a turistas, y muchos caballos con y sin dueño. Es extraño, conociamos el concepto de perro callejero, pero nunca nos imaginabamos que existian caballos callejeros! Un señor nos explicó que de hecho es problemático porque hay demasiados animales sobre la carretera y si causan accidentes pero no se sabe de quienes son los animales. Por lo mismo, parece que el estado está tratando prohibir dejar los animales sueltos.

caballo

En la isla aprovechamos para darles algunos arregladitos a las bicicletas y salimos a recorrer. Lo que suele ser playa casi no se podía ver porque el nivel del lago estaba muy alto pero igualmente la orilla del lago es muy bonita.

isla

punta

La isla hasta tiene aeropuerto que recibe avion el jueves y el domingo. Esos días cierran la carretera principal el tiempo que aterrice y depegue el avion y luego vuelven a abrir.

aeropuerto

aeropuerto

La isla tiene otros atractivos como el balneario ojo de agua, o escalar el volcán, pero, aunque si visitamos ojo de agua y nos pareció un poco muy turístico, nos dedicamos más a caminar y recorrer la isla. Regresamos al puerto de San Jorge para pasar la noche y al otro día, tempranito por la mañana, retomar las bicicletas.

ferry

Granada

El día de bicicleta también se suponía fácil, el viento se tranquilizó, el clima estaba soleado con algunas nubes, todo perfecto si no fuera que… pinchamos dos veces! Es imposible evitar los pequeños alambrecitos que dejan las ruedas de los camiones por la panamericana. Es deprimente pinchar tanto después de meses y meses sin un pinchazón. Pero bueno lo positivo es que con cada pinchazo uno conoce la gente local que se acercan a curiosear. Malcolm tuvo que enojarse un poco con unos niños que tocaban demasiado la bici y casi la hacen caer. Pero al final, uno de los señores que estaban ahí le regalo un coco para tomar el agua y comer la carne.

velo

Llegamos al fin a la ciudad de Granada y estuvimos bastante sorprendidos de lo bonita que es. Tiene un estilo colonial con casas muy coloridas. Luego uno camina 10 minutos y llega a la orilla del lago Nicaragua con vista a los volcanes. Disfrutamos bien la tarde, y terminamos mirando un festival de circo de calle, comiendo unas “pupusas” que son como tortillas de maíz rellenas con frijoles y queso.

iglesia

casas

casas

casas

lago

casas

casas

casas

Algo chistoso en Granada como en todo Nicaragua, es que los buses locales y los famosos chicken-bus son en realidad antiguos buses escolares americanos. La mayoría de hecho siguen amarillo y ciertos hasta llevan escrito “School bus” o “Jefferson County School”.

bus

Laguna de Apoyo

La etapa siguiente fue la laguna de Apoyo, es una laguna que está en el cráter de un antiguo volcán. Paramos en un hostal a las orillas de la laguna, donde aprovechamos para nadar un poco.

bici

laguna

laguna

laguna

laguna

Masaya

Para ir a Masaya queríamos agarrar un bus que nos lleve hasta arriba de los 3 km de subida al cráter y continuar en bici. Pero en realidad ese mismo bus iba a Masaya, así que empacamos las alforjas, se subió las bicis en el techo de lo que se le conoce como chicken-bus y realizamos los 10 km que quedaban en el mismo bus. Después de taaaaaanto esfuerzo que hicimos ese día, pensamos que una buena comida era necesario para recuperar fuerzas y descubrimos “Pan y Amor”, una panaderia/cafe francésa. A Marion casi se le caen lagrimas con la quiche y el tarte tatin. Muy rico la verdad!

mono

quiche

tarte tarin

Managua

Seguimos entonces hacia Managua, el camino no fue tan terrible como lo que todo el mundo nos decía, porque agarramos una vía secundaria, en partes de tierra, pero bien tranquila.

camino

camino

En Managua, no paseamos mucho sino que fuimos a averiguar con las diferentes compañías de buses como, cuando y donde cruzar para Guatemala. Al final de las vueltas escogimos salir el “día” siguiente a las 3 de la mañana. O sea regresamos al hostal a descansar para levantarnos a la 1 de la mañana.

Crisis de viaje

Durante nuestra pedaleada para entrar en Nicaragua, tuvimos nuestra primera crisis de viaje. Es raro pero los dos al mismo tiempo nos “aburrimos”. Planeábamos que hacer y la planeación no nos emocionaba, no nos daba muchas ganas. Suponemos que es el hecho de que entramos en Febrero y nos damos cuenta que esta aventura está en la fase final y de repente pensamos en los nuevos proyectos de la vida regular en vez de pensar en nuestro viaje. El hecho de que Astrid regresara a Francia creo que también afectó ya que era una etapa fuerte del viaje. Como que nos falta una próxima etapa o meta importante. Sea lo que fuese y luego de 2 o 3 días de pensar que podríamos hacer para que nos regrese la emoción, nos dimos cuenta que el problema era que estábamos contemplando lo mismo día tras día y que debíamos tener algo que nos emocionara un poco. Por esto replanteamos y planificamos las semanas y decidimos que debíamos aprovechar de Guatemala por la gran cantidad de cultura maya, lugares diferentes, la oferta de buenas caminatas que no hacíamos desde hace un tiempo. Es por eso que decidimos tomar un bus de Managua directo a la ciudad de Guatemala. Y como arte de magia las ganas regresaron.

Regresar a los blogs